Logo Luzardo-INSA

Descripción

En general, en cualquier recinto cerrado con fuentes de ruido en su interior, es capaz de generar lo que se denomina el campo reverberante. A diferencia del campo directo, el campo reverberante es generado debido a las múltiples reflexiones que se producen sobre los paramentos de la sala (paredes, suelo y techo) y está directamente relacionado con la capacidad de absorción de las ondas sonoras de los materiales que recubren dichos paramentos. Un local destinado a la audición (musical o palabra) debe cumplir con unos requisitos mínimos que caracterizan.

Por otra parte, para dictaminar o no el cumplimiento de los parámetros acústicos aceptables, sólo los valores obtenidos mediante medidas realizadas "in situ" son determinantes para ello, sirviendo además de base para el cálculo y estudio de soluciones..



Medición del Tiempo de Reverberación


METODOLOGÍA 
El procedimiento de medición seguirá los criterios establecidos en la Norma ISO 3382

El tiempo de reverberación en una sala se considera un parámetro significativo en el campo del control del ruido en recintos. Para realizar la medida del tiempo de reverberación se deberá tener en cuenta el estado de ocupación de la sala.

Cuando el recinto tenga componentes ajustables para la obtención de condiciones acústicas variables, puede ser pertinente realizar mediciones separadas con estos componentes en cada una de sus situaciones habituales.

Se debe utilizar como mínimo dos posiciones de la fuente omnidireccional y se harán un mínimo de 3 mediciones en 3 posiciones fijas distribuidas uniformemente a lo largo de todo el espacio útil y cumpliendo estas con las distancias detalladas en la norma ISO 3382. Por lo tanto el número mínimo de medidas empleando posiciones fijas de micrófono es 6.

Los niveles de presión sonora se miden en la bandas de octava con frecuencia central: 125, 250, 500, 1000, 2000 y 4000 Hz o en las bandas de tercio de octava con frecuencia central: 100, 125, 160, 200, 250, 315, 400, 500, 630, 800, 1000, 1250, 1600, 2000, 2500, 3150, 4000 y 5000 Hz .

La fuente acústica debería ser tan omnidireccional como sea posible. Debe producir un nivel de presión acústica suficiente para proporcionar curvas de caída para que no haya contaminación debida al ruido de fondo.

Será necesario un nivel de ruido generado por la fuente sonora al menos de 45 dB superior al nivel de ruido de fondo en la banda de frecuencia correspondiente. Si sólo se ha de medir T20 es suficiente generar un nivel que esté 35 dB por encima del nivel de fondo.