Logo Luzardo-INSA

Descripción

En general, cualquier local, con o sin tratamiento acústico, tiene una capacidad propia de reducir el nivel sonoro. Dicha reducción se debe al tipo de paramentos (composición, estado, rigidez, etc.) y es fácilmente cuantificable mediante mediciones “in situ”. El resultado de estas mediciones y el conocimiento de los parámetros básicos de la instalación permiten evaluar el estado acústico actual y estimar el nivel de reducción necesario en función del uso previsto del recinto.

Por otra parte, para dictaminar o no el cumplimiento de las normas u ordenanzas, sólo los valores obtenidos mediante medidas realizadas “in situ” son determinantes para ello, sirviendo además de base para el cálculo y estudio de soluciones.



Medición de Aislamiento a ruido aéreo entre recintos


METODOLOGÍA 
El procedimiento de medición seguirá los criterios establecidos en la Norma ISO 140-4 y la valoración se realizará siguiendo lo establecido en la Norma ISO 717-1.

Si los recintos tienen diferentes volúmenes, el de mayor tamaño deberá elegirse como recinto emisor. Una vez se ha establecido el recinto emisor y receptor, se debe utilizar un mínimo de 5 posiciones fijas distribuidas uniformemente a lo largo de todo el espacio útil en cada recinto y cumpliendo estas con las distancias detalladas en la norma ISO 140-4.

Se medirá el nivel de ruido de fondo en el local receptor, tomando un mínimo de 5 muestras.

Tanto para la medición del ruido en el recinto de emisión como para la medición en el local receptor se utilizarán como mínimo dos posiciones de la fuente. Estas deben cumplir que la radiación directa sobre los elementos de separación de los recintos no sea dominante. Por lo tanto el número mínimo de medidas empleando posiciones fijas de micrófono en cada recinto es de diez mediciones (por ejemplo, una medida en cada posición de micrófono para cada posición de altavoz).

El tiempo de promedio mínimo será de 6 segundos para frecuencias inferiores a 400 Hz y de 4 segundos para frecuencias superiores.

El campo sonoro generado ha de ser suficiente para que el nivel de presión sonora en las bandas que se quiere medir, en el local receptor, sea como mínimo 10 dB superior al nivel de presión sonora de fondo. Para ello será necesario calibrar previamente la fuente de presión sonora. En caso de que no sea posible alcanzar los 10 dB de diferencia, en ningún caso ésta podrá ser inferior a 6 dB y será necesario efectuar correcciones por ruido de fondo

Los niveles de presión sonora se miden en las bandas de tercio de octava con frecuencia central: 100, 125, 160, 200, 250, 315, 400, 500, 630, 800, 1000, 1250, 1600, 2000, 2500 y 3150 Hz. Opcionalmente podrá ampliarse la medición a las bandas de 4000 y 5000 Hz.

Para el tiempo de reverberación se medirá una sola posición de la fuente omnidireccional y se harán 2 mediciones en 3 puntos diferentes, en total se harán 6 mediciones en el local receptor.

Se deberán medir también los volúmenes de los locales, tanto del receptor como del emisor, ya que son necesarios estos datos para realizar los cálculos pertinentes.

Con los datos obtenidos en la medición, se realizará la valoración calculando la Diferencia de Niveles, normalizada y estandarizada, así como el Indice de Reducción Sonora Aparente.