Logo Luzardo-INSA

Introducción al concepto de Ruido

Desde tiempos remotos ya se ha considerado el Ruido como un problema muy molesto y lesivo para la salud de las personas.

Sirva como ejemplo que en el Imperio Romano ya existían reglas relativas al ruido emitido por las ruedas de hierro de los carros, que al rozar con las piedras del pavimento, podían molestar a los ciudadanos. Igualmente, en la Europa Medieval se prohibió el uso de los carruajes en ciertas ciudades durante la noche, con el fin de asegurar un sueño tranquilo a sus habitantes.

El mundo ha ido avanzando tecnológicamente, sobre todo a raiz de la Revolución Industrial, iniciada en Inglaterra a finales del siglo XVIII, y posteriormente difundida al continente europeo y el resto del mundo.


Imperio Romano. Ya se legislaba contra el ruido

En aquel tiempo la economía basada en el trabajo manual fue remplazada por otra dominada por la industria y manufactura de maquinaria. La revolución comenzó con la mecanización de las industrias textiles y el desarrollo de los procesos del hierro. La expansión del comercio fue favorecida por la mejora de las rutas de transportes y posteriormente por el nacimiento del ferrocarril. Las innovaciones tecnológicas más importantes fueron la máquina de vapor y la denominada Spinning Jenny, una potente máquina relacionada con la industria textil. Estas nuevas máquinas favorecieron enormes incrementos en la capacidad de producción. La producción y desarrollo de nuevos modelos de maquinaria en las dos primeras décadas del siglo XIX facilitó la manufactura en otras industrias e incrementó también su producción… y también el ruido.


Revolución Industrial

En la actualidad tenemos infinidad de fuentes sonoras, de mayor o menor intensidad, pero que en conjunto han transformado nuestro medio ambiente. Los vehículos (automóviles, camiones, guaguas,… ) que circulan por las calles de nuestras ciudades y carreteras; el ruido producido por aviones, trenes y tranvías, el ruido generado por las industrias, el ruido producido por las aglomeraciones de personas en el entornos de los locales de espectáculos, el propio ruido generado por los equipos musicales en estos recintos, etc.…, son algunos ejemplos de este contaminante que nos rodea por todos lados. 

Lamentablemente, aún estamos muy lejos de adoptar las medidas de control necesarias y suficientes que nos permitan evitar los efectos nocivos que conlleva la exposición al ruido.

Este sitio web tiene, entre otros objetivos, divulgar contenidos que permitan conocer los conceptos básicos de este contaminante y las acciones que se pueden llevar a cabo, aplicando técnicas de ingeniería acústica, para medir y evaluar el ruido, medir el aislamiento de los recintos y aplicar las medidas correctoras necesarias, aislando o acondicionando los recintos acústicamente.